En este momento estás viendo La palisiada

La palisiada

Director

Philip Sotnychenko

El virtuosismo se evidencia desde el plano inicial al último: los planos secuencia, los zooms empleados con un razonamiento estético preciso, algunas subjetivas imposibles (lo que sucede con el camarógrafo subiendo a un auto en una redada policial es una proeza), como también el concepto narrativo que duplica un escenario en dos tiempos distintos indica que quien dirige acá sabe muy bien qué quiere y cómo traducir en planos sus ideas estéticas. La opacidad narrativa es programática, y resulta congruente con la investigación policial que es el corazón narrativo. El asesinado es un miembro de la fuerza policial. Hay un sospechoso, las pruebas de su responsabilidad no son del todo transparentes y, más allá de su inocencia o culpabilidad, el modelo de investigación y la resolución del caso y su concomitante castigo sintetizan una noción de justicia punitiva tan atávica como reprochable. Que La palisiada empiece en nuestro tiempo, con los hijos devenidos en adultos del psiquiatra e investigador policial que más de dos décadas atrás llevó la investigación (que es en sí el resto de la película) indica una propuesta dialéctica y comparativa entre dos tiempos políticos y culturales de Ucrania. El último plano de ese segmento inicial es tan inesperado como simbólicamente determinante, y constituye un preludio para posicionarse en 1996, cambio de tiempo que es acompañado por una textura de imagen característica de esa década. Ninguno de los planos está de más; ninguna decisión formal resulta arbitraria; la coherencia orgánica de las partes respecto del todo es admirable, y sustenta este periplo al pasado que es en sí una indagación lúcida sobre una idiosincrasia y una época de transición en la historia de Ucrania. Puede ser una película compleja para seguir debido a la información que prodiga minuto a minuto, acaso una prueba de atención e inteligencia, que está a la altura del resultado. El tono lúgubre es inevitable, pero no está exento de algún momento cómico ni de algún gesto de amabilidad entre los protagonistas que honra su amistad. (Roger Koza)

Sinopsis

Ucrania, 1996. Cinco meses antes de la moratoria sobre la pena capital, dos viejos amigos, un detective de la policía y un psiquiatra forense, investigan el asesinato de un colega.

Mucho tiempo atrás, ambos estuvieron enamorados de la viuda del difunto. Inmersos en este complicado caso y en recuerdos olvidados, construyen un futuro donde sus hijos tienen que vivir, heredando las aspiraciones de sus padres.

Director

Philip Sotnychenko

De familia de cineastas, Philip Sotnychenko (1989, Ucrania) es director, productor y cofundador de Cine Ucraniano Contemporáneo, un colectivo de jóvenes cineastas independientes. Estudió dirección de cine y televisión en el Teatro Nacional Karpenko-Kary de Kiev y se graduó en 2016. Sus cortometrajes, entre los que se incluyen SON (2015) y NAIL (2016), han sido seleccionados en más de 350 festivales y han ganado decenas de premios. En los últimos años, Sotnychenko ha estado estudiando archivos VHS de Ucrania en la década de 1990, de los que utilizó material para su primer largometraje, LA PALISIADA (2023)

Créditos

Intérpretes: Andrii Zhurba, Novruz Pashayev, Oleksandr Parkhomenko, Valeria Oleynikova, Olena Mamchur, Oleksandr Maleev, Stepan Barabash, Serhii Luzanovskyi, Oleksandr Mavrits / Guion: Philip Sotnychenko / Productores: Halyna Kryvorchuk, Valeria Sochyvets, Sashko Chubko / DF: Volodymyr Usyk / Edición – Montaje: Philip Sotnychenko / Diseño Sonoro: Serhiy Avdeev / Casa productora: VIATEL, Contemporary Ukrainian Cinema

Contacto: [email protected]

+ Competencia Internacional Largometrajes

Deja una respuesta